Arte en Graveda Cero: Arthur Woods


Por Santiago Fernández

Siguiendo con la serie de artistas pioneros en crear arte fuera de las restricciones que impone la gravedad, es turno de descubrir a Arthur Woods. A diferencia de los artistas reseñados anteriormente, Kitsou Dubois y Frank Pietronigro, Woods no participó de ningún vuelo parabólico. En este caso fue su obra la que viajó fuera del planeta Tierra.

Un poco de historia

Woods nació en Tahlequah, Oklahoma en 1948. Años después su familia se reubicaría en Florida, en las inmediaciones de Cabo Cañaveral. Tal vez este hecho explique la fascinación por el espacio que Woods desarrollaría desde una muy temprana edad. Por esa época, comenzaba el programa espacial norteamericano y eran habituales los lanzamientos de misiles. Podemos imaginarlo, todavía un niño, maravillado al contemplar los cohetes V2 modificados que ascendían como flechas con dirección Este para perderse luego en el mar. Más adelante, en pleno Programa Apolo, consiguió trabajos de verano en la Estación Espacial. En 1970 obtiene su grado de Bachelor of Arts en la Universidad de Mercer y tres años más tarde se muda a Suiza, donde reside y trabaja desde entonces.


A mediados de los ochenta comienza a concebir sus primeras obras espaciales. Su interés gravita en torno a la creación de esculturas espaciales de grandes dimensiones, visibles desde la Tierra. En su proyecto OURS 2000 (acrónimo de Orbiting Unification Ring Satellite) intenta colocar “un círculo en el cielo” para celebrar el nuevo milenio, mediante una estructura en forma de anillo de un kilómetro de diámetro. La obra no llega a realizarse.


Lejos de rendirse, el artista sigue trabajando y el 22 de Mayo de 1993 logra enviar a la estación espacial MIR su obra más famosa: Cosmic Dancer (´bailarina cósmica´). Se trata de la primera escultura pensada para, y expuesta en, un hábitat espacial. Hecha de aluminio, con dimensiones de 35 x 35 x 40 centímetros, pesaba exactamente un kilo. Predominaban en su estructura los ángulos rectos, asemejándose a una pieza del popular juego Tetris y estaba pintada en tonos verdes y amarillos, en honor a su fabricación terrestre. El contraste con el entorno de la estación espacial, donde predomina lo curvo y gris, es inmediato. Woods no sólo pretendía crear una obra que sólo tuviese sentido en un contexto sin gravedad, sino también analizar el efecto del arte sobre el trabajo y la rutina diaria de los cosmonautas. La experiencia fue filmada y puede verse en YouTube.


El cosmonauta Alexander Polischuk escribió algunas impresiones personales a partir de su interacción con la Cosmic Dancer. Menciona que el arte tiene un importante efecto tranquilizador en contextos de elevado stress y que era una forma simpática de recordar el Planeta Tierra. Debajo transcribimos algunas de sus observaciones:


“Dejándola ir, la escultura gira y gira hasta alcanzar un obstáculo. La gravedad no la molesta ni la fuerza a permanecer quieta…se trata de una obra increíble, angular e inusual para los patrones clásicos del arte. Sin embargo, nos daba placer. Y que sea una bailarina cósmica, como su nombre lo indica, es algo acerca de lo que nunca dudamos. Resultaba particularmente interesante bailar con ella escuchando música…así como con la ventana de fondo, donde uno decide si mirarla o mirar la Tierra (…) Algunas veces se comportaba como algo vivo, girando y flotando…contemplarla girar en ausencia de gravedad mientras se escucha música genera un efecto que es totalmente desconocido en la Tierra. Me resulta muy difícil describir este efecto”.


Con motivo del 25° aniversario del Cosmic Dancer, Woods planea lanzar este año el Cosmic Dancer 2.0 en la Estación Espacial Internacional. El proyecto incluye la fabricación de la escultura empleando una impresora 3D, especialmente diseñada para trabajar en gravedad cero. Una vez impresas las piezas, un equipo de astronautas se encargaría de su ensamblaje in situ, evitando tener que realizar un lanzamiento de la obra desde la Tierra. Además de reducir los costos y aumentar la eficiencia del proceso, según Woods, esto abriría posibilidades a varios artistas para desarrollar sus obras en el espacio.

Para más información del artista y sus proyectos puede visitarse aquí.