La Plataforma Per una Mar Sense Plàstic exige con una ‘performance’ que la Ley balear de Residuos se apruebe a principios de 2019


15/12/18

Myriam B. Moneo – Diario de Mallorca

Funeral en Palma por el plástico: descansa en paz para siempre.

El Mediterráneo exige a gritos que el plástico de un solo uso desaparezca de la faz de la tierra para siempre. Por eso D.E.P Plàstic ha recorrido este sábado el centro de Palma, una ‘performance’ organizada por la Plataforma Per una Mar Sense Plàstic que ha escenificado el funeral de este material causante de la situación de emergencia ecológica que vive el mar.

En el archipiélago hay gran oportunidad para afrontar el cambio con la implantación de la economía circular que propone de manera revolucionaria a nivel europeo la Ley balear de Residuos. Organizaciones ecologistas, artísticas y ciudadanos se han unido para demandar que la norma se apruebe a principios de 2019.

El funeral del plástico, con el apoyo de Quo Artis Foundation, organización nacida en Barcelona, ha empezado en el Parc de la Mar, donde esperaba la comitiva fúnebre. Un ataúd de plástico ha sido desembarcado de un llaüt, a ritmo de la banda mallorquina de El Niño Alcalino & The Buskers. Allí se ha ido congregando el cortejo fúnebre, organizado por Rezero, fundación que ha dirigido este acto que ha contado con el apoyo de un centenar de ciudadanos. El artista Paco Peris, que no ha parado de gritar “adiós, plástico, no vuelvas”, ha sido el maestro de ceremonias.

El ataúd se ha transportado en un Citroën de 1936 propiedad del coleccionista Bernat Company, encantado de colaborar en la erradicación del plástico. El vehículo de época y la comitiva, que ha recorrido la avenida Antoni Maura, la plaça de la Reina, Conquistador, plaça de Cort, Palau Reial hasta llegar a la puerta del Parlament, ha tenido alguna dificultad para subir las cuestas a la baja velocidad que requería el acto reivindicativo.

En el Parlament ha sido el momento del apoyo político, con la participación del conseller de Medio Ambiente, Vicenç Vidal; el director general de Medio Ambiente, Sebastià Sansó; el diputado de Podemos Alberto Jarabo, el diputado de Més Miquel Gallardo, la consellera insular de Medio Ambiente, Sandra Espeja, la presidenta de Emaya,Neus Truyol, y el regidor de Mobilidad y del Distrito Llevant, Joan Ferrer. También ha estado presente el alcalde de Palma, Antoni Noguera. Entre risas y despedidas “para siempre” al plástico, han terminado bailando al son de la música y entre coronas fúnebres del mortal material.

En medio de este ambiente festivo, que ha atraído a jóvenes, familias y otros ciudadanos concienciados con la necesidad de que la ley balear es prioritaria, la directora de Rezero, Rosa García, ha recordado que la norma significa un cambio de modelo que implica a las instituciones, los empresarios y la población. “Pedimos la aprobación inmediata de la ley y que se mantenga el consenso político”, además de que no se acepten “determinadas presiones económicas que quieren minar la ambición y la incidencia” de la norma.

La ley balear es pionera a nivel del arco mediterráneo e incluso va por delante de las demandas de Europa en materia medioambiental. García, portavoz del funeral del plástico, celebra que no ha habido enmiendas a la totalidad, “porque todos los partidos la ven necesaria”. Cuanto más se atrase la aprobación de la norma será “un perjuicio para la sostenibilidad y la economía·” del archipiélago.

Presiones de multinacionales
La economía circular que promueve pasar del modelo de extraer, destruir y tirar a alargar la vida de los recursos es “una oportunidad para el sector hotelero y de la restauración y para el sector turístico” que debe definir un modelo sostenible, advierte la directora de Rezero. García recuerda que por el Parlament han pasado marcas para ejercer presión que “han sido identificadas” como las diez empresas más contaminantes del planeta, entre ellas Nestlé, Pepsico, Coca-Cola o Procter & Gamble. De hecho, en las acciones de limpieza de la costa y el fondo marino del archipiélago se hizo una auditoría de los residuos encontrados y correspondían a estas.

También se apuesta por “la responsabilidad ampliada” de productores, empresas, distribuidores, diseñadores de productos, empaquetadores, etc., porque hoy en día no se piensa en la gestión de los residuos cuando se lanzan productos y “su coste económico” se traslada a los ciudadanos y las administraciones, denuncia Rosa García. En este sentido, es significativo el apoyo de Pimeco, como explica su vicepresidente, Jaume Ribera, se abren “nuevas líneas dentro del comercio con la venta a granel” que puede beneficiar además del medio ambiente al sector.

También a pesar de las presiones que ha afrontado la Ley balear de Residuos, se cuenta con el apoyo de hoteleras como Iberostar, con su programa Ola de Cambio para eliminar el plástico, o de cadenas de supermercados como Mercadona.

La Plataforma Per una Mar Sense Plàstic está formada por entidades sociales y económicas de Balears y de Europa como Amics de la Terra, Fundació Deixalles, GOB, Greenpeace, Pimeco, Recircula, Retorna y Rezero. Además a la acción reivindicativa se han unido la Fundación Marilles, Associació Ondine y la Associació Cleanwave, entre otras. También se ha contado con el apoyo de representantes políticos de Més, PSIB y Podemos.

Puedes encontrar el artículo aquí