El Sónar da la bienvenida a la moda fuera del planeta Tierra. Un grupo de diseñadores muestran cómo tendría que ser la ropa en Marte


15/06/2018  –  08:39 HRS

La Vanguardia – Innovación – ALBA TARRAGO

El festival de música Sónar se convierte un año más en un escaparate para la tecnología y la innovación en su 25 edición. Esta vez, la moda cobra protagonismo gracias al proyecto The Zero Gravity Band, dónde tres artistas han ideado prendas pensadas para un mundo de gravedad cero.

En total, son tres los ‘looks’ que forman parte de este proyecto que presentará la Fundación Quo Artis en el Sónar+D 2018. Esta especie de atracción futurista “induce al público a sensaciones similares a las de la gravedad cero durante un vuelo parabólico mediante sensores”, han explicado desde la organización a LaVanguardia.com.

El objetivo no es otro que ofrecer al público una estimulación visual y auditiva que, por una parte, busca generar una reflexión sobre cómo será la producción artísticas y la percepción estética fuera del planeta así como crear un diálogo entre investigadores de diferentes disciplinas en torno a este tema.

Los diseñadores escogidos para crear un vestuario acorde con la instalación han sido tres exalumnos de Diseño de Moda del l’IED Barcelona Escola Superior de Disseny, Denise Graus, Toni Sobrino y Masha Novikova. Según Novikova, lo más interesante ha sido descubrir que “en la tierra hacemos una distinción entre horizontal y vertical, mientras que con gravedad cero esto se pierde, no hay una manera concreta de ver las cosas”.

Por ello, todas las prendas están concebidas bajo una perspectiva estética en 360 grados, de manera que se pueda ver desde cualquier ángulo. Para conseguirlo, han utilizado texturas, volúmenes y transparencias que aportan dinamismo y alteran la percepción de las prendas en movimiento.

Materiales futuristas vs terrenales

¿Cómo sería viajar al espacio? Para la creación de los tres diseños se han combinado materiales técnicos con otros más cotidianos -como podría ser la rafia, la paja o las flores- para generar ese efecto melancólico a sus portadores. “Estos tres conjuntos son una reflexión sobre la idea de vivir fuera de nuestro planeta”, explica uno de sus creadores.

El look de Masha Novikova evoca el recuerdo del agua, el mar, la tierra. “Este es el más limpio, con menos manipulaciones. Los pantalones representan el agua. En Marte ya han encontrado agua y se espera que en 2030 haya la primera población”, explica la artista.

Los otros dos combinan la parte más artesana con la futurista. En el diseño de Denise Graus “los leggins tienen una foto de una mesa de desayuno, un recuerdo para llevarnos porque seguro que lo echaremos de menos”. El último diseño, el de Toni Sobrino, “una pierna de los pantalones representa una puerta de una casa”.

Estos tres conjuntos llevan incorporados un dispositivo, realizado por Eurecat, que ha estado diseñado especialmente para monitorear e informar sobre el estado psicológico de la persona que lo lleva. Combina dos sensores diferentes que miden la frecuencia cardiaca y la tasa de respiración en condiciones dinámicas durante los ejercicios físicos. Los datos obtenidos son enviados directamente a una teléfono o ordenador para que el individuo pueda saberlo a tiempo real.

Puedes encontrar el artículo aquí